Filtran correo de empresa antipiratería

Al parecer, desde hace un par de días se encuentra circulando por la red un archivo de 350MB que contiene una gran cantidad de e-mails del servidor de la empresa británica ACS:Law. Algunos de estos correos estarían revelando las sucias prácticas (por decirlo suavemente) que emplean.

En TorrentFreak: ACS:Law Anti-Piracy Law Firm Torn Apart By Leaked Emails


Resumiendo un poco:

ACS:Law es una firma británica de abogados que se dedica a enviar miles de cartas de amenaza y extorsión a gente que supuestamente había compartido archivos con copyright en BitTorrent. Para localizar a esas personas, solicitan órdenes judiciales que fuerzan a los ISPs a revelar la identidad de las IPs que ellos creen que han infringido las leyes.

Es un hecho conocido que esta forma de "identificar" a la gente en redes P2P es nefasta y da lugar a una gran cantidad de errores. Por otra parte, la intención de la amenaza es clara: Meter miedo a la gente para que pague y evite así una demanda judicial, independientemente de si al final dicha demanda fuese a ser admitida o no, y en caso de ser admitida resultase en una sentencia condenatoria o absolutoria.

En este hilo -con casi 400 páginas en este momento- los afectados discuten sobre las amenazas de ACS:Law y otra firma llamada Davenport Lyons: The official ACS:LAW/Davenport-Lyons lawsuit discussion (ir a la última página).

Estas son de esas empresas que tienen como clientes a productoras y a asociaciones de derechos de autor que no poseen su propio equipo de abogados especializados en amenazas. Su mala reputación llegó a oídos de Anonymous, así que en días pasados fue objeto de ataques DDoS similares a los de la MPAA, RIAA, BPI, etc. en una llamada de atención bajo el nombre de “Operation: Payback”.

El propietario de ACS:Law, Andrew Crossley, se mofó del tema diciendo que eran "tonterías típicas de los piratas", y que le preocupaba mucho más "que su tren se retrase 10 minutos o tener que esperar en una cola para pedir un café". "¡Gran cosa!...", añadió irónicamente. Es obvio que que Crossley no sabía quién (o mejor dicho, qué) es anonymous.

El servidor volvió a ser atacado, y tras recuperarse, en lugar de la página principal se mostraba un listado del directorio por defecto del sitio web, que estaba vacío, excepto por un archivo que accidentalmente contenía un backup del sitio completo, incluyendo e-mails y passwords. Esto es según TorrentFreak lo que le ha contado una persona del grupo atacante.

Los e-mails han sido filtrados a través de diversos sitios, entre ellos TPB, como un archivo comprimido.

El tema sigue. Algunos e-mails se están comentando por aquí y por allá, y es que el archivo ya debe haberle dado la vuelta al mundo varias veces. El suceso ya está hasta en la wikipedia.